La moral del arte

“No existe un libro moral, ni un libro inmoral. Los libros están bien o mal escritos. Eso es todo.” Con estas palabras, incluidas en el prefacio de su novela El retrato de Dorian Gray, resumía el escritor irlandés Oscar Wilde su credo estético.

Mañana, se estrena la última versión cinematográfica de esta novela, una buena excusa para releerla o leerla por vez primera. La historia es la de un joven aristócrata, Dorian, enamorado de su propia imagen, tras contemplarla en el retrato que le ha pintado un amigo. Lo que parece una versión en principio del mito de Narciso, termina convirtiéndose en una traslación de la historia de Fausto: a cambio de su alma, el apuesto Dorian obtiene el don de la eterna juventud. Mientras su aspecto permanece impasible al sucederse los años, su retrato, en cambio, asume su degradación física y moral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s