Francisca Aguirre, poeta

La poeta alicantina Francisca Aguirre acaba de recibir el Premio Nacional de Poesía 2011 por su obra Historia de una anatomía. Es una buena noticia que se reconozca la calidad poética de esta escritora, cuyo primer libro, Ítaca, de 1972, contribuyó de manera decisiva a renovar la poesía femenina española. En estos poemas, Francisca se desdoblaba en el personaje homérico de Penélope, la esposa fiel del aventurero y siempre ausente Ulises, dando visibilidad, voz y conciencia a una mujer silenciada por el poder patriarcal.

Con un poema de este libro, “Bienvenida”, presentamos nuestro nuevo blog-antología de poesía, Revividos, una colección de poemas contemporáneos que recuperan y dan nueva vida a los héroes y heroínas de la mitología clásica. Para visitarlo sólo tienes que pulsar sobre la imagen inferior.

Anuncios

3 thoughts on “Francisca Aguirre, poeta

  1. Amanecer mediterráneo compartido

    Dame tu mano, ven a mi lado, despierta…
    Asómate a mi mar ondulado, sueña…
    Déjate llevar por la quimera.
    De esta hora,plácida, señera.
    Siéntate a mi lado aquí en la arena.

    Voy a describirte, con palabras y colores,
    Cual poeta y pintor de melodías,
    El nuevo renacer de mil candores
    El gran acontecer de un nuevo día…
    Amanece el horizonte en lejanía.

    Naranja la luz se posa en tu mirada…
    La brisa cálida inunda el aire, calla…
    El cielo en su tintura natural rosada,
    Sonríe al Sol, despierta al mar que halla.
    Y el nuevo sol abraza nuestros cuerpos,

    Y los llena de luz, de vida, día,
    Y nos dice que vivir, es no estar muertos,
    Y nos habla de sutil impermanencia.
    Nuevas brisas traerán nuevos amaneceres…

    Mas este es nuestro, verdadero, puro
    Azul… espejo, mar dorado,
    Un rayo ámbar abre tu profundo
    Y rompe tu silencio, callado.
    Mar, viejo mar de aliento cálido.

    Violeta reflejado en nuestros ojos,
    Las olas nos arrullan,
    Una a una van componiendo a su antojo,
    Una bella melodía, una poesía.
    Los pájaros del cielo se despiertan.

    Ya se van las sombras, los abismos
    El negro ya no invade, a la fría madrugada
    Ya el mar recobra el color de sí mismo,
    no será más por hoy su espejo de plata,
    El agua vive azul, nos emborracha.

    Toma tú mi mano, enamorada,
    Abracemos nuestras almas, nuestros cuerpos
    Desnudos frente al mar, mi Luna amada
    Pues este no es el último, es el primero,
    De mil amaneceres, pues te quiero.

    Federico León Aguirre

    en Alicante – Costa Blanca

    leí tu poema (Un mar, un mar es lo que necesito.
    Un mar y no otra cosa, no otra cosa)…. y como familiar lejano tuyo quería compartir este poético amanecer contigo.

  2. Soy un admirador tuyo Francisca y quiero regalarte otro poema, un poema- plegaria al dios del mar:
    ¿Quién acalla la voz de la sirena?,
    ¿Qué será de la sirena sin su canto?
    Sin poderle contestar a la marea,
    Sin palabras, sin suspiros, sin encanto.

    ¡Deja que cante, tirano dios Neptuno!
    Que no cese de entonar sus melodías,
    Que si apagas sus versos taciturnos,
    El mar se quedará sin coplas ni poesías.

    Que será de los barcos extranjeros,
    Sin la voz que le advierta de las rocas,
    Que seria de los pobres marineros,
    Sin palabras y sin rimas de su boca.

    ¡ Déjala que cante, ten clemencia!
    ¡ déjala que llene caracolas ¡
    de suspiros, de sueños, de creencias,
    De palabras, de cuartetos, como olas.

    Es canto celestial, ¿ no te das cuenta?
    Susurro de sirena, de alma eterna,
    No le cortes sus venas de poeta
    Déjalas crecer, ¿ no te da pena?

    Si la tienes recluida en tu morada,
    Déjale sus agallas, ¡qué respire el corazón ¡
    Sus palabras, sus lágrimas, su mirada,
    Sus poemas, sus canciones y su son.

    Yo no sé si estoy perdido, sin sentido,
    Por océanos y mares vago yo…
    El faro de su voz no esta encendido,
    Y la noche con su bruma ya cayó.

    Soy capitán de un velero,
    Que no escucha ya su cantar,
    Sin su voz, sin mágico romancero,
    Hasta el confín del mar he de surcar.

    Que traigo el barco cargado,
    De sueños, de canciones, de palabras,
    Deja que le haga este regalo,
    A tu cautiva princesa acallada.

    ¡Deja que cante, tirano dios Neptuno!
    Déjala que llene de poesías, caracolas.
    Que en lejanas orillas de este Mundo
    Hay oídos que merecen oír las coplas.

    De esa poetisa, sirena acallada.

    Federico León.

  3. A 9 meses de la Partida física del Maestro Félix Grande me he enterado de que el Poeta que una vez en Venezuela en una de sus conferencias dijera “Uno escribe para que lo quieran, aunque sea un poco” y aconsejara a publicar y publicar a todo aquel que tenga ese don de escribir. Y recuerdo como si fuera ayer cuando una noche de diciembre del 2002 les visité en su apartamento de Madrid y en una breve tertulia con una copa de vino tinto conversáramos de la vida. La sonrisa de Paca me es familiar y la siento como el lado gentil y cercano de ese portentoso matrimonio de luces. Siento la partida de tu esposo Paca, pero crlebro la inmortalidad de ambos, como la inmortalidad de tu padre y como me siento feliz de recordaros. Gracias por vuestros libros dedicados. Gran tesoro! Y gracias por bautizarme como el Juglar Moderno. Quisiera tener tu correo o teléfono para comunicarme contigo, pero en lo relativo de las distancias te dejo mi respeto y cariño que siento por ustedes Felix y Paca!
    Pedro Vargas. Compositor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s