Muerte de un escritor perverso

Para el novelista e intelectual mexicano Carlos Fuentes, fallecido ayer a los 83 años, la creación literaria es una “perversión”, un acto contra-natura, una forma de rebelión contra la realidad, que no se basta a sí misma, pues necesita de un añadido, la imaginación literaria. Es un oficio peligroso, una forma de cuestionamiento de la historia, del poder, de la ideología, a través de la libertad de la palabra.

En una época en la que los escritores asumen cada vez menos riesgos, preocupados más por el éxito comercial que por el rigor intelectual y estético de sus creaciones, la obra narrativa de Carlos Fuentes destaca por su heterodoxia, por su riqueza verbal y conceptual, por la amplitud de su mirada, que abarca la historia y el mito, lo narrativo y lo lírico, lo mexicano y lo universal. En tiempos de crisis e indignación como los actuales, hay que volver a leer a Carlos Fuentes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s