La novela, Barcelona y el Cervantes

eduardo-mendoza-w-550x550Es la noticia cultural del día. El novelista Eduardo Mendoza (1943) es el nuevo premio Cervantes. De las últimas nueve ediciones de este prestigioso premio, cinco han reconocido a autores españoles, un poeta (Caballero Bonald, en 2012) y cuatro novelistas (Juan Marsé, en 2008; Ana María Matute, en 2010; Juan Goytisolo, en 2014; y Eduardo Mendoza, en 2016). Curiosamente, los cuatro novelistas nacieron en Barcelona, entre 1925 (Matute) y 1943 (Mendoza), lo que podría considerarse como una prueba del carácter hegemónico de la Ciudad Condal en la narrativa española de la segunda mitad del siglo XX.

Algo tiene que tener Barcelona que produce tan buenos novelistas. El hecho de que muchos opten por expresar sus mundos imaginarios en lengua catalana no ha sido impedimento para que la producción narrativa en la lengua de Cervantes haya sido especialmente abundante y rica desde los años 50 hasta nuestros días (pensemos en otros autores más jóvenes como Enrique Vila-Matas).

Muchos de estos escritores han convertido a Barcelona en escenario la_verdad_sobre_el_caso_savolta-336991123-largehabitual de sus novelas. Mendoza es uno de ellos. Precisamente, su obra maestra, La ciudad de los prodigios, es un retrato vivo de la evolución de la ciudad entre las exposiciones universales de 1888 y 1929. También transcurre en Barcelona la acción de su primera novela, La verdad sobre el caso Savolta (1976), que tuvo una enorme importancia en la evolución de la narrativa española, al recuperar, después de una década de experimentos vanguardistas, el gusto por contar historias, por el humor, por la comunicación directa con los lectores.

Mendoza ha escrito siempre pensando en el placer de los lectores. No todas sus obras han sido bien recibidas por la crítica, pero difícilmente se puede decir de un libro suyo que no haya conquistado a una legión de lectores. En nuestra biblioteca, encontrarás cuatro títulos diferentes de Mendoza. En todos, predomina el humor y la parodia de la novela comercial, de género: recordemos que esta lección estaba ya en Cervantes, que se burló de las novelas de caballerías en su Quijote.

  • La verdad sobre el caso Savolta puede leerse como una caricatura de las novelas de gánsteres. Se centra en los años del pistolerismo, cuando los empresarios contrataban pistoleros y matones para cargarse a destacados sindicalistas.
  • El misterio de la cripta embrujada es una parodia de la novela policíaca tradicional, al sustituir al lúcido, reflexivo y cerebral detective clásico (pensemos en Sherlock Holmes o Poirot) por un demente.
  • Sin noticias de Gurb es una desternillante burla de las novelas fantásticas sobre extraterrestres. En ella un extraterrestre recorre la ciudad de Barcelona en busca de su compañero Gurb, que ha desaparecido tras adoptar la apariencia de una terrícola, la cantante Marta Sánchez.
  • Y El asombroso viaje de Pomponio Flato es una parodia de la novela histórica y de los mismos evangelios: una fantasía en la que un filósofo romano es contratado por un niño palestino, Jesús, para que investigue un asesinato del que se acusa a su padre, José.

Como veis, cuatro buenas oportunidades para pasarlo bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s