La manta dividida

cuentos-medievalesJacqueline Mirande es la autora de Cuentos y leyendas de la Edad Media, un libro en el que adapta algunos relatos y leyendas medievales. «La manta dividida» cuenta la historia de un rico burgués viudo que casa a su único hijo con la hija de un caballero, renunciando a todos sus bienes en favor de ellos. Pasan los años y la hija del caballero, que desprecia a su suegro por no ser más que un comerciante, le exige a su marido que eche de casa al anciano. El marido accede y comunica a su padre que debe marcharse. Así concluye la historia:

Entonces el padre se levantó resignadamente y, a pesar de sus escasas fuerzas, se dispuso a marcharse de casa. En el umbral de la puerta, le dijo a su hijo:

–Puesto que así lo quieres, me marcho, pero al menos dame una manta para protegerme del frío. Una manta cualquiera, aunque sea la de alguno de tus caballos.

Eso no se lo podía negar. Llamó a su hijo y le ordenó:

–Ve al establo y trae la manta de mi caballo negro. Es la mejor que hay. Se la darás a tu abuelo.

El muchacho, que había oído toda la conversación, le dijo al anciano:

–Venid conmigo, abuelo.

Cuando llegaron al establo, cogió la manta que le había indicado su padre. Era la más nueva, una manta larga y ancha. La dobló por la mitad y la partió con su daga. Luego le dio la mitad a su abuelo.

–¿Por qué la has cortado? –preguntó el anciano–. Tu padre te había dicho que me la dieses entera.

Y volviéndose hacia su hijo, que entraba en ese momento en el establo, se quejó:

–Mira, tu hijo ni te teme ni te obedece. Se ha quedado con la mitad de la manta.manta-dividida

–¡Dale la manta entera! –le ordenó el hijo enfadado.

–Pero, padre, ¿qué os daré entonces a vos cuando llegue el momento? –le contestó el muchacho–. Cuando me lo hayáis dado todo y yo os eche de casa, como estáis haciendo con el abuelo, yo no pienso daros más que lo que ahora le estáis dando a él, y si permitís que el abuelo muera en la miseria, yo haré otro tanto con vos.

El hijo bajó la cabeza. Había comprendido la lección. Se volvió hacia su padre y le dijo:

–Quedaos. El demonio me puso en mal camino y me arrepiento. Hasta el final de vuestros días, esta será vuestra casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s