Si no las lees, tú te lo pierdes

Aquí tenéis las fotos del día, con la celebración del II Día de las Escritoras, con nuestro homenaje a Margaret Atwood y la presentación, en casa, del libro de Dolo Vidosa Las mujeres no llevan el pelo suelto.

Queremos dejar constancia de nuestro agradecimiento a nuestra profesora de Lengua y Literatura Manuela Parralo por introducirnos en la obra literaria de Margaret Atwood y por la apasionada reivindicación que ha hecho de la literatura escrita por mujeres. A Tatiana, de 2º de Bachillerato, por su lectura, llena de emoción, del poema Eurídice. A Ángel, Paz, María y Pepe, de Integración Social, por lo mucho que nos han hecho reír con el cuento «Érase una vez». A Esther, Cristina, Rocío y Victoria y las dos Anas, de 2º de Mediación Comunicativa, por su interpretación en Lengua de Signos de los textos de Atwood: ¡qué gran capacidad para comunicar! A Promoción de Igualdad de Género por acercarnos con sus carteles a otras escritoras importantes: nos han encantado vuestros diseños. Y, finalmente, a Dolo Vidosa por compartir, una vez más, su literatura vitalista y rebelde con nosotros.

Tanto para Raquel Castro, coordinadora del programa de Coeducación, como para mí, Paco García, coordinador de la Biblioteca, ha sido un placer trabajar con vosotros. Seguiremos trabajando para hacer más visible la tarea de las mujeres escritoras en nuestro centro; seguiremos, parafraseando a Ana María Matute, invitándoos a leerlas:

 

Anuncios

Vacaciones que duran 75 años

 

El próximo viernes comienza el curso escolar y se acaban las vacaciones. No así en las maravillosas aventuras de Los Cinco, de la autora británica Enid Blyton, una serie de veintiuna novelas cuya acción trascurre siempre en vacaciones de verano o Navidad, momento en el que se reencuentran los hermanos Julian, Dick y Anne con su prima George y su perro Timmy y les sucede todo tipo de cosas extraordinarias. Hoy se cumplen 75 años de la publicación de la primera —y veraniega— novela de la serie (Los Cinco y el tesoro de la isla), una buena oportunidad para leerla y seguir disfrutando de sol, tiempo libre y aventura.

Un mes de abril que sabe a Gloria

Gloria FuertesAbril nos sabe a Gloria, nos suena a Gloria, a su “voz de zambomba ronca” de tanto gritar, de tanto cantar. Sus versos inspiran nuestro cartel del Día del Libro y también nuestro certamen literario. Son un no a la violencia, a la injusticia y a la guerra; y un a la paz, a la alegría, a la amistad. Su poesía es sencilla, humana, llena de ideas, emociones, sentimientos e inventos verbales. Es una poesía que nos acompaña, como bien dice ella misma en uno de los poemas iniciales de Mujer de verso en pecho:

Al leer estos versos que me pasan,
no os sentiréis tan solos.

Gloria nos acompaña. Ahora sus poemas sirven de pórtico a nuestra biblioteca. Junto a su puerta hemos expuesto algunos versos de la escritora madrileña. Montados en su vespa, podremos hacer un breve recorrido por su trayectoria poética. No os perdáis ese viaje.

Además, en breve, el grupo de 1º F de Educación Infantil nos mostrará con unos murales, que expondremos también junto a la entrada de la biblioteca, cómo ha trabajado, con su profesora Estefanía Sánchez, contenidos del módulo de Autonomía personal y salud infantil a través de textos de Gloria Fuertes.

Y durante estos días, al llevarte en préstamo un libro de la biblioteca a casa, te regalaremos un marcapáginas con versos de Gloria. ¿No sabes qué libro llevarte? Te recomendamos uno con el que acertarás seguro: La poesía no es un cuento.

La novela, Barcelona y el Cervantes

eduardo-mendoza-w-550x550Es la noticia cultural del día. El novelista Eduardo Mendoza (1943) es el nuevo premio Cervantes. De las últimas nueve ediciones de este prestigioso premio, cinco han reconocido a autores españoles, un poeta (Caballero Bonald, en 2012) y cuatro novelistas (Juan Marsé, en 2008; Ana María Matute, en 2010; Juan Goytisolo, en 2014; y Eduardo Mendoza, en 2016). Curiosamente, los cuatro novelistas nacieron en Barcelona, entre 1925 (Matute) y 1943 (Mendoza), lo que podría considerarse como una prueba del carácter hegemónico de la Ciudad Condal en la narrativa española de la segunda mitad del siglo XX.

Algo tiene que tener Barcelona que produce tan buenos novelistas. El hecho de que muchos opten por expresar sus mundos imaginarios en lengua catalana no ha sido impedimento para que la producción narrativa en la lengua de Cervantes haya sido especialmente abundante y rica desde los años 50 hasta nuestros días (pensemos en otros autores más jóvenes como Enrique Vila-Matas).

Muchos de estos escritores han convertido a Barcelona en escenario la_verdad_sobre_el_caso_savolta-336991123-largehabitual de sus novelas. Mendoza es uno de ellos. Precisamente, su obra maestra, La ciudad de los prodigios, es un retrato vivo de la evolución de la ciudad entre las exposiciones universales de 1888 y 1929. También transcurre en Barcelona la acción de su primera novela, La verdad sobre el caso Savolta (1976), que tuvo una enorme importancia en la evolución de la narrativa española, al recuperar, después de una década de experimentos vanguardistas, el gusto por contar historias, por el humor, por la comunicación directa con los lectores.

Mendoza ha escrito siempre pensando en el placer de los lectores. No todas sus obras han sido bien recibidas por la crítica, pero difícilmente se puede decir de un libro suyo que no haya conquistado a una legión de lectores. En nuestra biblioteca, encontrarás cuatro títulos diferentes de Mendoza. En todos, predomina el humor y la parodia de la novela comercial, de género: recordemos que esta lección estaba ya en Cervantes, que se burló de las novelas de caballerías en su Quijote.

  • La verdad sobre el caso Savolta puede leerse como una caricatura de las novelas de gánsteres. Se centra en los años del pistolerismo, cuando los empresarios contrataban pistoleros y matones para cargarse a destacados sindicalistas.
  • El misterio de la cripta embrujada es una parodia de la novela policíaca tradicional, al sustituir al lúcido, reflexivo y cerebral detective clásico (pensemos en Sherlock Holmes o Poirot) por un demente.
  • Sin noticias de Gurb es una desternillante burla de las novelas fantásticas sobre extraterrestres. En ella un extraterrestre recorre la ciudad de Barcelona en busca de su compañero Gurb, que ha desaparecido tras adoptar la apariencia de una terrícola, la cantante Marta Sánchez.
  • Y El asombroso viaje de Pomponio Flato es una parodia de la novela histórica y de los mismos evangelios: una fantasía en la que un filósofo romano es contratado por un niño palestino, Jesús, para que investigue un asesinato del que se acusa a su padre, José.

Como veis, cuatro buenas oportunidades para pasarlo bien.

Dignidad y belleza

leonard-cohen

Hace poco más de una semana que nos dejó, pero el mundo de la música y de la cultura sigue conmocionado por su pérdida. Leonard Cohen fue un poeta y cantautor de extremada sensibilidad, un hombre capaz de emocionar con su palabra y con su música, que han dejado profunda huella en la educación sentimental de varias generaciones. En 2011 recibió el premio Príncipe de Asturias de las Letras. En su discurso de agradecimiento, nos contó la importancia que tuvo la lectura de los poemas de Federico García Lorca en su búsqueda de una voz personal: de él aprendió que los límites de la expresión artista son la dignidad y la belleza. Reproducimos sus palabras y os animamos a escuchar el tema «Take This Walts», basado en el poema «Pequeño vals vienés», del libro Poeta en Nueva York, de Lorca.

Ustedes saben de mi profunda conexión y confraternización con el poeta Federico García Lorca. Puedo decir que cuando era joven, un adolescente, y buscaba una voz en mí, estudié a los poetas ingleses y conocí bien su obra y copié sus estilos, pero no encontraba mi voz. Solamente cuando leí, aunque traducidas, las obras de Federico García Lorca, comprendí que tenía una voz. No es que haya copiado su voz, yo no me atrevería a hacer eso. Pero me dio permiso para encontrar una voz, para ubicar una voz, es decir, para ubicar el yo, un yo que no está del todo terminado, que lucha por su propia existencia.Y conforme me iba haciendo mayor comprendí que con esa voz venían enseñanzas. ¿Qué enseñanzas eran esas? Nunca lamentarnos gratuitamente. Y si uno quiere expresar la grande e inevitable derrota que nos espera a todos, tiene que hacerlo dentro de los límites estrictos de la dignidad y de la belleza.

Otras diez canciones imprescindibles de Leonard Cohen en este enlace.

Día de la Biblioteca

bibliosarajevoA finales de agosto de 1992, durante la Guerra de los Balcanes, la Biblioteca Nacional de Sarajevo fue incendiada a causa del fuego de artillería del ejército serbio-bosnio. El edificio no tenía valor estratégico ni importancia militar, pero constituía el gran símbolo de identidad de un pueblo; poseía unos dos millones de libros y miles de documentos y manuscritos de gran valor, conservados a lo largo de siglos tanto por musulmanes como por serbios ortodoxos, croatas católicos y judí­os.

Hoy se celebra la vigésima edición del Día de la Biblioteca, una celebración impulsada por la Asociación Española de Amigos del Libro Infantil y Juvenil, que conmemora precisamente la destrucción de esa biblioteca. Es un día para recordar que la biblioteca es un espacio de encuentro entre culturas diferentes, un espacio donde los lectores desarrollan su imaginación y amplían sus saberes, reconocen y aprenden a reconocerse en el otro, lo cual es la base de la convivencia.

Ledicia Costas y Elena Odriozola

Os presentamos el cartel y el pregón del Día de la Biblioteca. Las palabras pertenecen a Ledicia Costas, última ganadora del Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil. Las ilustraciones son de Elena Odriozola, Premio Nacional de Ilustración en 2015.

Una luciérnaga es una isla perdida en la noche más densa. Cien luciérnagas, una constelación misteriosa que marca el rumbo hacia otros universos. Así, con esa estrategia de luz, se organizan los libros que moran en las bibliotecas. Son caricias fosforescentes que incendian los sueños y recomponen los corazones grises hasta hacerlos recobrar su color rojo brillante. Cualquier individuo que padezca el síndrome del corazón gris, debería ponerse en manos de un experto y visitar una biblioteca. 

Día de la Biblioteca

Para escribir un libro, además de hacer malabarismos con las palabras hay que ser una desvergonzada o un loco. Un atrevido, una excéntrica descontrolada. Llevar un calcetín de lunares, otro de rayas y los pelos de punta. Una cresta como las que lucen las cacatúas sería un peinado muy interesante para un escritor. Solo las mentes más disparatadas son aptas para escribir libros. Pero para custodiarlos no es suficiente con tener un desajuste en los cables cerebrales. Es indispensable ser de fuera. Un extraterrestre. Las bibliotecas albergan seres con antenas giratorias, cerebros millométricos que memorizan títulos rebuscados, rimbombantes, campanudos. Las personas que custodian libros siempre me han parecido criaturas singulares. Están dotadas de extremidades retráctiles que estiran y estiran hasta alcanzar aquel volumen al que parecía imposible acceder. Y a continuación, como si nada, se recomponen y todo vuelve a su posición natural. Parecen seres humanos, pero a poco que los observes percibirás que no son de aquí. Una de las cosas que más me fascina de los bibliotecarios es su cerebro. ¡Me parecen tan listos! Los libros fabrican pensamientos. Pasar tantas horas dentro de una factoría de ideas es bueno para tener un corazón rojo y brillante y una cabeza repleta de planes fantásticos.

Alguien me ha contado que el 24 de octubre es el Día de la Biblioteca. Sería genial organizar una fiesta con confeti y pompas de jabón. Celebrarlo por todo lo alto. Me encantaría pipilangstrumpvestirme para tal ocasión como el personaje de algún libro, sentarme en la mesa de una biblioteca de la ciudad donde vivo y esperar a que fuesen a visitarme. En las bibliotecas puedes ser quien tú quieras. Desde Mary Poppins hasta Matilda. Atreyu, Drácula o incluso Pippilotta Viktualia Rullgardina Krusmynta Efraimsdotter Långstrump. Puedes ponerte botas de pelo, plumas, zancos y sombreros. Sombreros! Eso es! Imagino a una pequeña lectora acercándose a mí discretamente, atraída por los colores y formas de mi sombrero:

—Sombrerera loca, ¡qué fiesta más maravillosa! Sería tan amable de servirme una taza de té?

Yo se la serviría con mucho gusto, poniendo cara de mujer refinada, y luego ambas haríamos ruido al tragar. Sonaría algo parecido a glup glup glup. Y antes de que nos diese tiempo de romper a reír de forma desenfrenada, aparecería el bibliotecario, como surgido de la nada, que para eso poseen la facultad de materializarse delante de ti en el momento más inoportuno, y nos advertiría de que las bibliotecas no son merenderos. Hay que reconocer que son únicos custodiando tesoros. Extraterrestres con el corazón rojo y brillante. Qué cosa tan extraordinaria. ¡Feliz Día de la Biblioteca!