Dos visiones de la Edad Media… y una más

Nuestros alumnos de 1º de Bachillerato están terminando ahora el estudio de la literatura medieval. Su aprendizaje se ha apoyado en la lectura y el análisis de dos importantes obras de este período: La muerte del rey Arturo, un texto de la literatura francesa del siglo XIII, anónimo y en prosa, sobre el legendario rey británico, los amores  adúlteros de su esposa Ginebra con el caballero Lanzarote y el final de su reinado; y las Coplas a la muerte de su padre, de Jorge Manrique, una emocionante elegía, que contiene una profunda meditación sobre la existencia humana.

Ambos libros ofrecen visiones diferentes, pero complementarias, de la nobleza guerrera de la Edad Media. Si La muerte del rey Arturo estimula nuestra imaginación y sacia nuestra sed de aventuras, las Coplas despiertan nuestra conciencia (“Recuerde el alma dormida…”) y avivan nuestro sentimiento. Solo un ingrediente echamos en falta: el humor. Así que, para remediarlo, ofrecemos a nuestros alumnos de 1º de Bachillerato y a todos los lectores del blog un par de minutos de una delirante y divertidísima película que parodia el mundo legendario del rey Arturo: Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores, de los Monty Python. Desternillante.

 

Anuncios

Nuestra fiesta nacional

Viaje literario por España

Lectores de la BLO y lectores de España, ¡aquí tenéis vuestra fiesta nacional! Un recorrido por todo el país a través de libros ambientados en cada una de las provincias españolas. El mapa lo publicaron en Librópatas en julio de 2015 y nos ha parecido muy oportuno recuperarlo ahora. En la entrada del blog de Librópatas tenéis información sobre cada uno de los libros. Los hay clásicos y modernos, y de gran variedad de estilo. Ya que no tenemos puente para viajar, viajemos con la imaginación. La lectura nos transporta.

Píntame un cordero

el-principito

El pasado jueves, alumnos de 2º B y 2º C acudieron al Festival de Cine Iberoamericano para ver la película El principito, un trabajo del realizador Mark Osborne sobre el texto de Antoine de Saint-Exupéry. Hoy, Día Universal del Niño, volvemos de nuevo a este clásico de la literatura francesa, del que se puede extraer citas sobre la infancia tan interesantes como esta:

3458f032f65fbea0da3d6d399a4fe0f2

Como en nuestro instituto tenemos niños ya no tan niños, adolescentes, jóvenes y adultos, os invitamos a leer la obra, precisamente para no olvidar que un día fuimos niños y niñas: ¡qué mundo más diferente sería el nuestro si no olvidáramos nunca a nuestros pequeños! En la biblioteca puedes encontrar la obra tanto en español, como en su versión original francesa. Os dejamos un botón de muestra: el encuentro entre el narrador y el pequeño príncipe.

Viví así, solo, sin alguien con quien poder hablar verdaderamente, hasta hace seis años cuando tuve una avería en el Sáhara. Algo se había estropeado en el motor de mi avión. Como viajaba sin mecánico ni pasajero alguno, me dispuse a realizar yo sólo, una reparación difícil. Era para mí una cuestión de vida o muerte pues apenas tenía agua pura como para ocho días.

La primera noche me dormí sobre la arena, a unas mil millas de distancia del lugar habitado más próximo. Estaba más aislado que un náufrago en medio del océano. Imagínense, pues, mi sorpresa cuando al amanecer me despertó una vocecita que decía:

—¡Por favor… píntame un cordero!

—¿Eh?

—¡Píntame un cordero!

Me puse en pie de un brinco y frotándome los ojos miré a mí alrededor. Descubrí a un extraordinario muchachito que me observaba gravemente. Ahí tienen el mejor retrato que más tarde logré hacer de él, aunque reconozco que mi dibujo no es tan encantador como el original. La culpa no es mía, las personas mayores me desanimaron de mi carrera de pintor a la edad de seis años, cuando sólo había aprendido a dibujar boas cerradas y boas abiertas.

Principito.JPG

Miré, fascinado, aquella aparición. No hay que olvidar que me encontraba a unas mil millas de distancia del lugar habitado más próximo y el muchachito no parecía ni perdido, ni muerto de cansancio, de hambre, de sed o de miedo. No tenía la apariencia de un niño perdido en el desierto a mil millas de distancia del lugar habitado más próximo. Cuando logré, por fin, poder hablar, pregunté:

—Pero… ¿qué haces tú aquí?

Y él repitió suave y lentamente, como algo muy importante:

—¡Por favor… píntame un cordero!

Cuando el misterio es tan impresionante, uno no se atreve a contravenir. Por absurdo que aquello pareciera, a mil millas de distancia de algún lugar habitado y en peligro de muerte, saqué del bolsillo una hoja de papel y una pluma fuente. Recordé que yo había estudiado geografía, historia, cálculo y gramática y le dije al muchachito (algo malhumorado) que no sabía dibujar.

—No importa, ¡píntame un cordero!

Como nunca había dibujado un cordero, repetí uno de los dos únicos dibujos que era capaz de realizar: el de la boa cerrada. Y quedé absorto al oírle decir:

—¡No, no! No quiero un elefante dentro de una serpiente.

La serpiente es muy peligrosa y el elefante ocupa mucho sitio. En mi tierra todo es muy pequeñito. Necesito un cordero. ¡Por favor, píntame un cordero!

Dibujé un cordero. Lo miró atentamente y dijo:

cordero-enfermo

—Éste está muy enfermo. Por favor haz otro.

Volví a dibujar.

carnero

Mi amigo sonrió gentilmente, con indulgencia, y dijo:

—¿Ves? Esto no es un cordero, es un carnero. Tiene cuernos…

Realice nuevamente otro dibujo y también fue rechazado como los anteriores.

—Es demasiado viejo. Quiero un cordero que viva mucho tiempo.

Ya impaciente y deseoso de comenzar a desmontar el motor, tracé rápidamente este dibujo, se lo enseñé, y dije:

—Esta es la caja. El cordero que quieres está adentro.

acierto

Me sorprendí al ver iluminado el rostro de mi joven juez:

—¡Oh, es exactamente como yo lo quería! ¿Crees que se necesite mucha hierba para este cordero?

—¿Por qué?

—Porque en mi tierra todo es muy pequeño…

—Será suficiente. El corderito que te he dado también es pequeño.

Se inclinó hacia el dibujo y exclamó:

—¡Bueno, no tanto…! ¡Ah, se ha quedado dormido!

Y así fue como conocí al principito.

Libros de cine

las-aventuras-de-los-cinco

Los alumnos de 1º de ESO A están matriculados en un Taller de Cine y Literatura. A lo largo del curso van a ver distintas adaptaciones a la gran pantalla de clásicos y éxitos recientes de la literatura juvenil. La primera película que han visto ha sido Las aventuras de los Cinco, una producción alemana, basada en la famosa colección de libros de Enid Blyton, que cuenta ya con varias secuelas.

Los libros de aventuras de los Cinco empezaron a publicarse a principios de los años 40 del siglo pasado. Desde entonces, las aventuras de los hermanos Julián, Dick y Ana, de su prima Jorge (no soporta que la llamen Jorgina) y de su perro Tim, han fascinado a generaciones y generaciones de lectores. La clave del éxito de Enid Blyton: apropiarse de los ingredientes propios de la novela policíaca o de misterio y adaptarlos a un público juvenil.

20161013_135947

Nuestros alumnos han disfrutado mucho de la película. La escena que más les ha gustado, una muy clásica: la de la bomba a punto de estallar. Tensión hasta el último segundo. En clase, han leído fragmentos de algunas de las novelas de la serie. Estamos deseosos de que empiecen a leer y a disfrutar de algunos de los títulos de los que disponemos en la BLO: Los Cinco y el tesoro de la isla, Otra aventura de los Cinco, Un fin de semana de los Cinco

En el wiki del departamento de Lengua se van a ir subiendo enlaces y lecturas relacionados con las películas que veremos en clase. Os invitamos a visitarlo.

Aprovechando que el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva ha incluido otra película de Los Cinco en su programación juvenil, nuestros alumnos de 1º A, acompañados de su tutor, Pablo del Castillo, y del profesor del Taller, Paco García, asistirán a la proyección. Así que mañana, al Festival, a ver una entretenida película realizada a partir de libros que son de cine.

Cuentos de humor terroríficos

el-fantasma-de-canterville
Fotograma de la versión cinematográfica de 1944 de El fantasma de Canterville

Varios grupos de alumnos de 2º ciclo de ESO han leído una selección de cuentos de humor terroríficos. Son terroríficos porque tratan de fantasmas, momias, aparecidos, diablos, hombres sin cabeza… Pero son de humor porque más que asustar buscan hacer reír mediante la parodia de los clichés tradicionales de la narrativa fantástica de terror o mediante un final inesperado y macabro.

Los cuentos son: «El fantasma de Canterville», de Oscar Wilde, «El pie de la momia», de Théophile Gautier, «¿Dónde está mi cabeza», de Benito Pérez Galdós, «El espectro», de Emilia Pardo Bazán, «Un pacto con el diablo», de Juan José Arreola, «El ventanal abierto», de Saki, «Hombre del sur», de Roald Dahl, y «El arte mortífero», de Robert Bloch.

Nuestros alumnos de 4º B han elegido su relato favorito de la selección. Os resumimos lo que nos han contado.

Para María Oliveira e Ismael Romero, «El fantasma de Canterville», de Oscar Wilde, el más extenso de los relatos de la colección, es, a la vez, el más ameno. Ana Domínguez y Pablo Moreno destacan la capacidad del autor para mantener el suspense sobre qué pasará. Coincide con ellos Jorge García, al que le ha resultado muy intrigantes las manchas de sangre que aparecen en el castillo habitado por el fantasma. Para Alicia Domínguez, el cuento, aunque al principio parece de miedo, al final esconde una bonita historia de amor. Carlos García encuentra muy cómicos los esfuerzos inútiles del fantasma por asustar a la familia americana que se instala en el castillo. También Laura Jiménez, que se ha reído mucho con las travesuras de dos niños gemelos que aparecen en la historia. Jesús Núñez considera que el cuento engancha gracias a los toques de humor: es una historia muy entretenida y terminas simpatizando con los personajes. Este relato es también el favorito de Cristian Garrido y José Román, que valoran que el autor mezcle terror y humor. Rocío Borrero valora la moraleja de la historia: nunca es tarde para pedir perdón. Para David Ramos, la historia nos demuestra que el amor es más fuerte que la muerte.cuentos-de-humor-terrorificos

A Omaima Meklaa Khouya le gusta especialmente «Un pacto con el diablo», de Juan José Arreola, porque en ella el protagonista descubre que en la vida el dinero no es lo más importante, sino vivir la vida, humildemente, pero con la persona que quieres. Durante todo el relato se mantiene el suspense, motivo por el cual nos lo recomienda encarecidamente Valentín Silva.

Vito Beltrán se queda con «El pie de la momia», de Théophile Gautier: le parece muy bonito que un chico joven se enamore e incluso se quiera casar con una momia de varios miles de años.

Para Andrea Villarán, el mejor cuento de la selección es «El espectro», de Emilia Pardo Bazán: “Me hace sentir como si estuviera en la historia. Mientras lo vas leyendo, te dan ganas de seguir y  seguir”.

Paloma Barroso se queda con «¿Dónde está mi cabeza?», de Benito Pérez Galdós: un relato que hace reír porque “todas las cosas que pasan son incoherentes”: un hombre pierde su cabeza y, sin embargo, la busca ¡y no tiene ojos!, pide ayuda ¡y no tiene boca!

Frankie vs. Drackie

frankievsdrackieSon dos de las más terroríficas invenciones de la literatura. Mary Shelley y Bram Stoker los crearon. Boris Karloff y Bela Lugosi lo encarnaron en el cine y sus caracterizaciones forman ya parte del imaginario colectivo. Halloween no puede pasarse sin ellos. Nos referimos a Frankenstein y a Drácula.

Este año, celebraremos Halloween en la BLO con una exposición de fotos de los dos personajes tal como les dieron vida Karloff y Lugosi. Os invitamos a leer las dos novelas (¡son apasionantes!) y a visionar las películas. Pregunta en la biblioteca.

También queremos que nos contéis cuál es vuestro personaje de terror favorito y si sois más de Frankie o de Drackie. Podéis hacerlo en nuestro Twitter @bibliolaorden. Usaremos las etiquetas #HalloweenEnLaBLO y #FrankieVsDrackie.

Los mejores de la novela negra

El asesinato de Roger AckroydLa CWA (Crime Writers Association), círculo de escritores de misterio de Reino Unido, cumple 60 años. Para conmemorarlo, ha hecho públicos los resultados de una encuesta, realizada entre 600 socios, con el fin de elegir a los mejores representantes del género negro.

Y los ganadores son:

Mejor novela

El asesinato de Roger Ackroyd (1926), de Agatha Christie.

Mejor autor

Agatha Christie.

Mejor serie policial

Sherlock Holmes, de Arthur Conan Doyle.

¿Y tú? ¿Por quién hubieras votado?